En esta ocasión, compartimos una de las recetas tradicionales que hacía nuestra abuela y que siempre fue un acierto. Esta es una deliciosa cazuela de pollo, un platillo que nunca falla, y a todos les encanta por la variedad de ingredientes y los delicados sabores que contiene.

El pollo es una carne blanca que va con casi todo. Así que es una receta práctica y perfecta para aprovechar esas verduras que están a punto de echarse a perder o disfrutar de todos los beneficios de las verduras de temporada.

Nosotros optamos por la cazuela de pollo con champiñones y verduras, pero también puedes añadir patatas. Asimismo, se puede potenciar el sabor del plato añadiendo más hierbas de las que recomendamos. Quédate en ven  a mi cocina, ahora  a la preparación del pollo a la cazuela

Como hacer pollo a la cazuela:

Pela las cebollas y córtalas en juliana fina. Pela los ajos y pícalos.

Lava los tomates y rállalos o tritúralos.

Limpia las setas de cardo  los rebozuelos si están muy sucios, lávalos pero sin dejarlos en remojo y sécalos con papel absorbente.

Trocéalos, y reserva. Limpia el pollo, eliminando los restos de grasa que pudieran tener.

Sécalos bien con papel de cocina y salpimiéntalos. Lava y seca el romero y el tomillo y pica las hojitas.

 Dora los muslos por todos lados en una cazuela con aceite caliente. Añade la cebolla y rehógala a fuego fuerte durante 3 minutos.

 Agrega las setas y prosigue la cocción unos 3 minutos más. Incorpora el ajo y las ramitas de tomillo y romero y mezcla bien.

Añade el tomate triturado y cuece a fuego medio hasta que el tomate reduzca. Y Vierte el vino, deja que se evapore casi por completo y reduzca e incorpora el caldo; remueve y cuece a fuego lento durante unos 45 minutos, hasta que el pollo esté bastante tierno.

Ahora lo sacamos del fuego y dejamos reposar unos 10 minutos justa antes de servir. A disfrutar.